martes, 16 de junio de 2009

Sé que no eres tú, ni soy yo. Que después de cada tarde arropada por tus brazos, sentiré como se desprende tu calor y el frío me entristece. Puede que te entienda, y que ahora mas que nunca, no sepa encontrar la explicación a lo que intento conseguir. Echarte de mi vida, no es difícil, es imposible. Cada esquina guarda un beso que me enloquece. El amor corre en mis venas, y no amarte, me cuesta la vida. Te deseo cada mil·lesima de segundo, pero lucho por no hacerlo, y por alejarme de ti. Me da miedo perderte, pero es que si no me arriesgo a perderte, perdiendo el amor que te tengo, puedo llegar a perderme, sin querer.

Solo es un infierno sostenido por el miedo a equivocarnos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.