sábado, 21 de julio de 2012

Huír

Quería huir de él. 
Buscar el blanco donde dejarme llevar y encontrarme. 
Reír. 
Volver a sonreírme. 
Volver a disfrutar. 
Correr. 
Viajar. 
Conocer. 
Sentarme todas las noches bajo la luz de la luna abrazando una cerveza. 
Y luego volver en bici. 
Sentir la música en mis oídos. 
Soñar.
Quedar en el carril contrario.
(...)
Entonces tu.
Quería volver a verte. 
Un abrazo. 
La sonrisa sincera de aquel primer día. 
El paso que no di. 
Y correr. 
Lo que surja. 
Sin miedo. 
Arriesgando. 
Pero siempre disfrutando de todo. 
No volver a él. 
(...)
Y entonces las piedras se hicieron más grandes por el camino. 
Quería volver a ver esa sonrisa cada día. 
Quería volver a abrazarte. 
Quería no quererlo. 
Huía otra vez. 
Huía de los jodidos sentimientos que distorsionan el plan perfecto. 
Empecé a jugar con tropiezos antiguos. 
Y acabé por mirarme en el espejo. 
Con el miedo en el cuerpo y esa rabia de no poder ser lo que siento. 
Otra vez huír? 
No. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.