martes, 2 de octubre de 2012

A

Tu sonrisa abraza. Entra por los ojos y inunda cada escama para llenarla de vida. Es extraño. Sorprende. Caza. Aprieta y hasta ahoga. Pero siempre acaba regalando una bocanada de aire. Entonces, sin querer, mis labios imitan los tuyos y sonríen. Y eso, me llena de felicidad de pies a cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.