viernes, 1 de marzo de 2013

Eres lo mismo. La misma cara de ilusión. La misma cara de desprecio. La misma sonrisa de inocencia. La misma sonrisa descontenta. Los mismos ojos que te asustan y los mismos que se van. Corren. Y se esfuman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.