martes, 22 de octubre de 2013

Espalda

Después de tanto tiempo, se me hace extraño ver un retrato de tu espalda detrás de la pantalla del ordenador. No poder hundir la yema de mi dedo en tus hombros y acariciarlos. Notar su suavidad, y tus cosquillas. Abrazarla. Y dormir atada a ella toda la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.