viernes, 1 de mayo de 2009

Aquella borracha situación empezó a ser morbosa. Ella volcó la botella de vino y le dijo:
-De aquí no te mueves hasta que no me queden las cosas claras.
Realmente ella sabía que no quería tener las cosas claras, sino tenerle a él. Él se agachó con amargura y se sentó con resignación.
-Empezamos entonces... - sugirió él.
-Te quiero.- Aclaró ella sin miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.