martes, 28 de abril de 2009

Te has caído y sin evargo, has venido y has cumplido con tus obligaciones. La caída ha sido corta pero impactante, pero creeme que tu cáliz estará a salvo. Tú luz apagada, permanecerá tenue, sin fundirse, almacenando todo ese amor, para un día encenderse, y darlo todo. Los llantos ya no serán diablos, los ángeles cantaran al son de tus latidos, y el ventanal se abrirá, después del portazo que te han dado. La pureza, esta en soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.