viernes, 12 de agosto de 2011

Dormir contigo


Después de tanto tiempo, no podía imaginar que todavía encajara tan bien entre tus brazos. Había olvidado como sabían tus labios. La sensación de despertarme a tu lado y tenerte conmigo desde el primer instante del día. Pasar horas y horas en un juego continuo, dónde siempre acabamos mirándonos encontrando nuestro amor. Y que me susurres "guapa" acariciándome la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.