martes, 29 de junio de 2010

De alguna forma a todos nos gusta sufrir. Esas preocupaciones constantes son las que nos hacen sentir vivos. Todo lo que llena nuestra cabeza nos da vida, y pensar en ello es vivir. Aveces desearía que todas mis preocupaciones desaparecieran, pero cuando no están, siento un vacío horrible que no me deja vivir. Ahora mismo no se por que corazón decantarme, y me molesta. Pero se que si no tuviera un dilema en el que pensar no sabría en que emplear mi tiempo. Es el morbo de vivir, el morbo de tener que decidir y poder equivocarse. Si no arriesgas no ganas, pero no es solo eso, es que arriesgando das sentido a tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.