lunes, 14 de junio de 2010

Voy andando por la vida sin saber a donde voy, buscando un puerto dónde anclar mi suela. Tu mar sin fin me ahoga y me lleva y me devuelve a la orilla sin ton ni son. Tal vez tu cabeza o tu corazón amarren mi sonrisa en tu marea, o tu consciencia quiera echarme a la arena. Pero yo, beberé de tu agua aunque duela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.