lunes, 20 de septiembre de 2010

Y de golpe oyes la rotura. Oyes como tu corazón te pide a gritos que pares, que no le hagas escuchar. De golpe tu realidad, se viene abajo. De golpe quien creías y lo que creías resulta no ser. De golpe, sientes que no quieres pensar más. Se acabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.