lunes, 18 de enero de 2010

Hay situaciones tan únicas como el balanceo de una hoja cayendo en plena tormenta, o una paloma danzando entre burbujas. Hay segundos, milésimas de segundo, que no podemos valorar al instante, y que por desgracia, pasamos años recordando, y echando de menos. Hay pequeñas cosas, tan minúsculas, pero tan llenas de vida que son capaces de construir el recuerdo más feliz. Pequeñas miradas, sonrisas, contactos, besos, caricias, palabras, voces, e incluso momentos a solas, que guardaría en una pequeña caja debajo la cama. Y son esas cosas que me hacen seguir adelante. -Sin cesar-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.