sábado, 7 de agosto de 2010

Mi luz

Por más que el tiempo ahogue, tu sonrisa me hace fuerte. Aún sigues aquí, no te has marchado, no han sido suficientes tantos días frente al maravilloso día que pasamos juntos. Me siento bien. Todo va poco a poco, a un ritmo que me permite saborear cada palabra dulce que me dedicas. A un ritmo que me deja margen para pensar que locura voy a cometer la próxima vez que te vea para conquistarte. Eres dulce mi niño. Si, mi niño. ¿Suena bien no? Tengo ganas de verte otra vez y que me ilumines con tu felicidad. Eres increíble... eres luz en su más preciosa forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.