lunes, 2 de agosto de 2010

Te siento muy lejos, mucho más lejos. Sigue ardiendo mi herida cuando pienso en ti, pero no con la misma intensidad que antes. Ahora ya no tengo lágrimas que derramar por ti. Necesito no verte en un tiempo bastante largo, no quiero saber de ti, no quiero hablar contigo. El único alfiler que sigue punzando mi corazón es saber que en este tiempo tu seguirás tu camino, queriendo y sintiendo por otras personas, sin mirar atrás, sin necesidad de saber de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.