sábado, 2 de octubre de 2010

Soy una parábola. Un hiato sin vocal. Una sonrisa a medias. Un letrero sin letras. Un "no se" constante. Ahora soy tuya, y ahora ya no. Soy tu diablo, y tu ángel. Tu perdición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.