miércoles, 13 de octubre de 2010

Y las lagrimas se dieron la vuelta para darme la espalda. Ni un silbido en la inminente soledad. Ni un suspiro entre las pestañas. Ahora ya ha caído la brocha para dejar de pintar palabras en tu efímera mirada. Te echo de menos entre mis labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.