domingo, 9 de enero de 2011

Cada hora que pasa es más aliviante que la anterior. Y cada sonrisa más sincera. Cada espacio de mi cama menos vacío. Cada centímetro de mis manos menos frío. Cada recuerdo más borroso. Cada paso un latido más profundo, y menos doloroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.