martes, 4 de enero de 2011

Madurez

Ahora puedo mirarme al espejo y pensar en como he madurado. Me siento orgullosa de no venirme abajo, de saber levantarme con más agilidad cada vez que caigo. Se que no todo en la vida son sonrisas, y lo asumo como el mismo tiempo. Y intento ver la realidad, mi realidad. 
Te quiero muchísimo. Pero pasará lo que tenga que pasar, es inútil luchar contra nosotros. Lo único que puedo prometer con todo mi corazón, es que siempre voy a tenerte guardado en mi. Todo lo que he vivido este mes y medio... me encantaría seguir viviéndolo. Me gustaba sonreír cuando tu lo hacías... me gustaba mirarte. Y me sigue gustando. Pero hoy lo veo todo más claro. Ya no tengo miedo, voy a mirar de cara a la realidad y voy a decirle que ha llegado el momento. Un cambio, necesito un cambio. Y tampoco me da miedo pensar que no estemos juntos, porque de alguna forma u otra voy a quererte. Pequeña luz azul... Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.