lunes, 26 de enero de 2009

Todo se tornó de gris, y en aquel instante su mirada se fundió en un adiós. Era casi de película, aquellas tramas melancólicas, que te gustaría experimentar, que te recuerdan que estas dentro de la vida viviéndola, y que hay circunstancias difíciles, y realmente tristes.
Mientras él me observaba como si fuera a llorar, yo no podía contenerme, y las lágrimas iban cayendo poco a poco. Sentía su tristeza, juntos formabamos un núcleo tan preciado... nos habíamos fundido en uno, en una solo deseo, de que aquel momento tan duro terminara ya... Mi cara, no podía ocultar el gran cariño que le tenía, sentía ganas de abrazarle tan fuerte... y no soltarle nunca. Las palabras se iban perdiendo entre silencios, y tras horas de poco hablar, no sacábamos ninguna conclusión. En ese instante sentía que él era mi vida, y que era una idiota por no corresponderle, y por además, querer a otro.


1 comentario:

  1. carla, tia.. a passat de veritat? as parlat amb ell cara a cara:S
    puff tia. tenim ke parlar

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.