sábado, 24 de enero de 2009

Vives en mi pasado más reciente, en mi felicidad más presente. Desde aquella tarde tan insignificante, convertiste mis días en pasionales, mis horas en delirantes, y tus besos en especiales. Los días pasaban intentándome advertir, del futuro. Las corazonadas acechavan cada sueño, fuera dormida o despierta. Yo sabía que si te perdía, sufriría, te anhelaría, y enloquecería. Sabía que el destino, haciendome sentir un sentimiento tan crucial, tenia que llevar a cavo alguna de las suyas. Sabía que cada instante que vivía junto a ti, lo anhelaría en el mismo momento en que pasara de largo, y que poco a poco una locura se iría apoderando de mi. Entonces te perdí. Tu, y nuestro amor, quedo estancado en aquel primer día sin ti.
Vives en mi corazón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.