domingo, 7 de marzo de 2010

Heridas que no sanan y se vuelven amargas con el tiempo. Pequeñas palabras que ganan sentido. Recuerdos. Lágrimas que no besan mi cara, guardadas en algún lugar de mi corazón. Y el tiempo, solo me atribuye mas desesperación. Se vuelve infinito, y ni mis fuerzas pueden ganar tal sentimiento. Mi corazón ya no habla, ya no quiere escuchar más palabras, ya no insiste ni persigue ningún fin, solo permanece ahogado en mi alma, esperando sanar, sin cura. Me siento extraña y malvada, mentirosa y rencorosa, pero no puedo, no consigo dar un paso adelante sin que el pasado me afecte. No se hacerlo, no lo logro. Cada vez que veo mi torre estable, viene esa brisa y la derrumba, abatiendo las mentiras que en mi cabeza he creado. Cada vez son mas fuertes, mas verdaderas, pero no dejan de ser, eso, mentiras. Ingenuos engaños para conseguir ser feliz, sin aquello que quedo en algún lugar del pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.