lunes, 19 de abril de 2010

Puede que buscar la diferencia entre un sin fin de corazones dispares, sea tarea difícil. Puede que el idilio sea inalcanzable. O puede que no. Puede que exista, que su corazón lata en este mismo momento, al mismo compás que el mío. Es posible que exista... Pero hay pocas probabilidades, de que ese príncipe azul, aparezca para llenarme, quererme... y conquistarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.