miércoles, 12 de mayo de 2010

Estoy leyendo un libro, que a pesar de parecer muy superficial, aguarda un profundo mensaje: todos tenemos un sueño, debemos encontrarlo y luego luchar por él. Y le doy la razón. Los sueños se diferencian de los objetivos, por la dificultad que conllevan. Yo tengo mi reto, mi propio sueño, y voy a por él. Mi sueño es abrir la puerta a la felicidad, y voy a conseguir encontrar esta puerta, la he visto, esta lejos, pero cada día me acerco más.

2 comentarios:

  1. ...qué es eso de no decir el título del libro?

    ResponderEliminar
  2. Ala! Se me ha pasado.
    Se llama: Blanca como la nieve. Roja como la sangre

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.