miércoles, 16 de marzo de 2011

Mariposa

Como una luz del ayer que llego a mi vida para transformarla. Siento esos días como magia de un cuento. Una experiencia vivaz que arrancó mis sentidos de cuajo para sorprenderme de lo que mi corazón podía sentir en si mismo. Un verde muy verde. Ahora me gusta contarlo, recordarlo, y mirar otra vez a los ojos a esa mariposa tan traslúcida que me saca una sonrisa con solo mirarla. Me gusta sentir su presencia, y a la vez su ausencia en mis 24 horas del día. Ya nada es como hace unos meses, pero tal vez esa sea la parte más bonita. Que fue algo que vino y se fue, para dejarnos una paz absoluta en nuestro cuerpo, y tener una experiencia conjunta que contar. Ahora puedo mirarte, y quererte de una forma sincera, sin quizás conocerte de toda una vida, puede que sin conocerte casi, pero quererte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.