sábado, 12 de marzo de 2011

Punto de inflexión

Tengo frío. Mi vida tiene frío. Lo intento, créeme que lo intento. Y lo voy a conseguir. Al menos ahora, soy consciente de como me siento, soy sincera conmigo misma, honesta. Ya no me vale engañar a todos y a mi misma con mi: "Estoy bien". Estoy mal. Pero dentro de lo que cabe me siento feliz. Feliz conmigo misma a ratos. Porqué soy capaz de cuidarme yo misma, porque solo yo puedo sacarme adelante y lo estoy consiguiendo. Aunque en otros ratos me odie, y odie cada parte de mi que no amas. ¿Si no me quiero yo, quien me va a querer? Se trata de un punto de inflexión, supongo. Donde aprendo a sufrir. Si, sufrir, llorar, sentir el dolor, la angustia, el agobio... Sentimientos que todos creemos conocer, que pensamos que se sienten y ya esta. Yo he aprendido que no, que también se evoluciona en este sentido. Nunca te conoces lo suficiente a ti misma como cuando lloras, sufres, y te sientes mal. Ahora siento como si estos dos meses se resumieran en un paréntesis sin sentido. Miro atrás y me pregunto que he echo con mi vida en 60 días. Nada. Engañarme, torturarme, contradecirme, sufrir, esperar. Sobretodo, esperar. Y no voy a mentirme otra vez, aun sigo ESPERANDO. Pero ahora, espero sabiendo que lo hago, intentando sinceramente no hacerlo. Ahora quiero dedicar mi tiempo a vivir. Vivir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.