martes, 7 de abril de 2009

Buscar cualquier insoluta palabra para el engaño, es buscar en vano. Él le era infiel aunque no estuvieran juntos, quizás porque ellos formaban parte de un mundo paralelo, donde sus almas eran una, y el destino les había echo así. El echo no era si en algún momento lo habían hablado, o la reglamentaria pedida para salir, había ocurrido, ellos eran pareja, o almenos esa loca enamorada, de un verano con el amor de su vida, quería creer en su mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.