domingo, 5 de abril de 2009


Hoy es un día de esos en los que una película de lágrimas no te deja ver, sino es borroso. Cuando la música es tu compañera y los llantos el sonido de fondo. Las letras de estas parecen ser las únicas que te entienden, y tu corazón se siente triste y solo. Las sonrisas se rompen a trozos, y tienes miedo a contar lo que te pasa, no porque no quieras, sino porqué abrir la puerta para que salgan todos estos sentimientos te causa dolor, y sientes mucho miedo a hundirte. Miedo a que duela, aceptar todo lo que pasa. Por eso te alejas, te encierras, y lloras, y escuchas música. Porque entiendes de ella lo que quieres entender, y así parece que tienes la razón. Sabes que hay esa serie de personas que te pueden ayudar, pero es como si te hubieras olvidado de tratar con ellos, como si no supieras acercarte a ellos para expresarles lo que sientes. Te machacas, y les machacas porque les necesitas, pero las palabras no te acompañan para expresarles lo que sientes. Y sabes que lo estas haciendo mal, y sigues haciéndolo, porque no encuentras mas soluciones. Te enfadas, porque la rabia de sentirte triste y de necesitarles, y de que ellos no se den cuenta, te crea rencor, y quieres odiarles, aunque no puedes. Te hablan, y como una pluma débil y sensible, tu alma cae y tropieza, hasta rendirse en el suelo. No te quieres reponer, solo quieres llorar. Sentir que les quieres, y esperar a que algo les haga reaccionar. Aunque sepas que no es así, que no te entienden, que no entienden lo que sientes. Necesitas sus palabras, pero como no sabes hacer que te las digan, te enfadas contigo, y te vuelves una estúpida que escupe pensamientos, que ni siquiera piensa de verdad. Porque no te entiendes, o no quieres entenderte. Y no sabes porque, pero necesitas que estén a tu lado, segundo tras segundo. Porque aunque no encuentres la razón, son uno de tus pilares fundamentales, y no quieres perderles. Pero entonces es cuando les pierdes, porque dicen no entenderte y están hartos de que te enfades. Y te desesperas, porque sabes que tu tampoco lo entiendes, y has perdido la forma de acercarte a ellos, aunque no lo quieres ver, porque les quieres, y temes perderlos.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.