jueves, 25 de junio de 2009

Ahora que te pierdo sin tenerte, sin reproches, es más fácil odiarte o pensarse si valió la pena. Despreciar el hoy, por un intento fallido de volver al mañana. Las promesas ya no existen, y tu voz entregada se esfuma cuando tu mirada pierde la credibilidad. Cuando las dudas te invaden, cuando te engañas y me engañas, cuando traicionas mi amor. Ahora que rehaces la verdad que quisiste convertir en mentira, y pecas sin confianza, ya no temo llorarte, ya que no lo entenderías. Ahora que matas sonrisas ajenas, no deseo compartirte, ni verte, ni quererte... Ahora que es tan improbable que quite tu olor en mi edredón, espero sentada bajo la sombra, un suspiro que me devuelva las ganas de sonreírte, y las fuerzas para poder mirarte, sin decepción. Espero un abrazo que no quiero, pero lo espero. Me guardo las ganas de gritarte tu poco valor por los que te rodean, para no hacerte pensar que mi amor ya no te protege, cuando lo necesitas. Ahora, no se como decirte que por no entenderte, no tienes que dejar que los demás no lo entiendan, y se esfume sin querer su sonrisa, simplemente para que tu logres entenderte. Que eres egoísta. Ahora quiero advertirte, de que el frío quema, si te sigue mucho tiempo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.