viernes, 26 de junio de 2009

Como si un suspiro se hubiese llevado una estrella del cielo. Como si el aire le hubiese robado el alma. Tan distinto, crujían sus manos entre guantes blancos, de dolor. La mirada se le fundió, sus ojos parpadearon por ultima vez, y el corazón se paro. La sangre dejó de fluir entre sus venas, y el amor, le dejo de lado. Aquel ritmo se quedó grabado en la música, y en su voz, que ahora ya no acompañaba aquel cuerpo. Marchito y sincero, sus pies ya no volverán a moverse a ese ritmo. Mis sentidos no disfrutaran de la gloria de verle en directo, de oírle, de sentirle. Aquellos años demacrados se han esfumado para no volver jamás. Los Ángeles, ahora le aguardarán.


Homenaje a Micheal Jackson

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.