lunes, 8 de junio de 2009

En su cabeza rondaba una simple y concreta pregunta (irónicamente hablando) -¿Qué, cómo, cuando, quien, donde y porqué?- pero lo cierto, era que nadie le había logrado responder algo tan complejo. Las respuestas se escondían tras cada paso acertado o en falso que diera. La conclusión era, que aquel que tuviera las respuestas, sabría hacerla feliz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.