viernes, 6 de mayo de 2011

Amor hiriente

Veneno que anulaba mis sentidos. Temblaba... Mientras tu mano acariciaba mis labios. Me perdía entre la atmósfera, entre el tiempo y la realidad. Me alzaba en el mundo de los cielos para agobiarme por la altura. Y tus labios besaban mi piel, marcando el sendero de los inocentes. Deseaba sentirte abrazado a mi cuerpo para siempre... Pero tu no lo entendías... Y en el fondo ansiaba perderte. Para no amarte. Para no tener que olvidarte... Quería correr hacia la puerta de los sueños y cerrarla...
Un amor que quema, que duele, que engaña, que te come por dentro... Un amor que araña tu piel, abriendo heridas que luego tus besos no curan. Un amor interesado. Sin vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.