jueves, 26 de mayo de 2011

Democracia

Estamos aporreando la puerta a la democracia. La estamos pidiendo a gritos en cada recóndito rincón de nuestras tierras. Lloramos por ella. Acampamos. Luchamos. Nos manifestamos. Queremos abrirla. Lo necesitamos. Pero yo, tengo miedo. Y muchos de vosotros también lo tendréis. Estamos reclamando la libertad de ideas, la justicia económica, el cambio que nos ayude a renacer como país. Pero en el caso de que esta puerta se abra ¿Como nos organizaremos en esa habitación?
Siempre he pensado que el problema de la sociedad no está en que hacemos si no en porqué lo hacemos. Y siempre he tenido una respuesta en la cabeza: Porque somos humanos. Si, conducta humana. Una conducta que ninguna ciencia sabe predecir. Una conducta que lleva sorprendiéndonos siglos y siglos. Algo que se nos escapa de las manos. Y cuando esta puerta se abra, la conducta de todos nosotros lo marcará todo. Estamos unidos luchando contra algo que nos beneficiará a todos, algo por lo que remar todos juntos. Pero las diferencias llegarán. Y las conductas que hasta ahora hemos llevado habitualmente, no cambiarán.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.