domingo, 5 de julio de 2009

No pretendo engañarme. Cuando el tiempo me dice que corra, que me impaciente por tenerte, el corazón me dice para, que espere. Tengo hasta el último día de mi vida para quererte, y para demostrártelo. Y no pretendo perder el tiempo, pero tampoco cansar. Un beso más, un beso menos, una canción mas con la que llorar, una menos con la que reír... ya todo se vuelve insignificante. El presente aterroriza mis sentidos, y no dejo de pensar en futuro, para sobrellevar el hoy. Voy a luchar hasta que no me quede aire para respirar, por ti. Voy a querer cada uno de tus latidos hasta que desaparezcas, y incluso entonces, seguiré buscando tu olor en mi ropa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.