viernes, 31 de julio de 2009

Probablemente mientras mi mente fluye relatando mis vivencias y sentimientos, tu estas sentado delante del ordenador pensando en, como me tengo que aburrir para ponerme a escribir. Lo cierto, es que escribir no me aburre, me aburre vivir si no lo escribo. Me aburre la rutina, y escribiendo puedo cambiarla cada día tal como me plazca. Me paro a mirar por la terraza, y observo cualquier pequeño detalle, sin menos preciar ninguna grandeza. Y si... seguramente la mitad, siguen pensando que soy una aburrida por pasarme ratos mirando la lejanía. Pero soy curiosa como una alma inerte. Crezco con cada letra que dejo impregnada de mi son. Leo, escucho, siento, olfateo, saboreo todo aquello de mi alrededor. Y soy capaz de dejar pulidos el estado de cada uno de mis 5 sentidos, en esto, una simple mezcla de sonidos. Lo que más me gusta? Que es una experiencia que no termina nunca...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.