sábado, 22 de agosto de 2009

Puede que mi mirada necia, ahora replique a cualquiera que la mire, que he aprendido algo nuevo. Cada segundo que pasa, pierdes o ganas, o aveces las dos cosas a la vez. Cada paso adelante que das con una persona, es hacia adelante, nunca hacia atrás. Y es por eso, que valorar cada latido que sientes, es sentir la felicidad. Hay que sentirlos plenamente, vivirlos piel con pecho, y disfrutarlos. Porque en cuanto pase, puede cambiar todo, y ya no podrás volver hacia tras, solo seguir avanzando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.