lunes, 31 de agosto de 2009

Carta al amor


Te escribo un domingo, 1 de Septiembre a las 1:51 am para contarte que aunque aún no te conozco se que cualquier día llegaras con un beso para cambiarme la vida. Te escribo, porque sé que cada día es uno menos para conocer tu voz. Porque te he echado de menos aún sin saber quien eres. Porque he llorado por no tenerte y por querer correr más deprisa que el tiempo para descubrir tu identidad. Puedes ser cualquier persona que conozca, incluso que haya amado, o puedes ser simplemente un transeúnte que cualquier día escogerá la misma calle y el mismo segundo para pasear y tropezarse conmigo. Sé que estas ahí, en alguna parte, respirando y expirando el mismo aire que respiro y expiro yo. Sé que tu cuerpo tiene vida, igual que el mío, se que debes estar viviendo tu vida a parte sin saber aún de mi existencia, y sé que quizás algún día leas esto. Esto que escribí mientras tu dormías, o quizás mientras paseabas por las calles de tu ciudad. Te echo de menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.