jueves, 6 de agosto de 2009

Van pasando los días, y estos se hacen semanas, meses, y cuando lo piensas, ha pasado mas de un año. Y muy poquito a poco, los sentimientos cobran vida, las amistades van y vienen, y los amores verdaderos siguen ahí. Desde que pude besarte, ha pasado más de un año, y ahora es, cuando miro atrás y veo reflejado en mi misma todo el cambio. La madurez del sentimiento y de nuestras mentes. La forma en que llevamos las conversaciones, que poco a poco se hacen más amenas y comprensibas. No somos dos niñatos, los cuales se enamoraron un verano en un descuido. Somos dos amores verdaderos, dos corazones que si se aman. Y cuando digo amar, no me refiero obligadamente a amarse como pareja. Nos amamos como amigos, como compañeros de trayecto en esta vida. Como dos personas que significan mucho la una para la otra, y como una de las primeras grandes piezas en este largo viaje que es la vida. Aunque pueda odiar miles de tus defectos, y aveces añorar tus millones de virtudes, acepto cada latido de tu ser, lo comprendo, y he aprendido a vivir con él. Formas parte de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.