lunes, 10 de agosto de 2009

Si tropiezas con mis labios por casualidad, perdóname. Andan buscándote desde que los abandonaste, despechados. Cansinos y degradados, secos... muertos de ganas de rozar los tuyos, que tal día le enamoraron. Disculpame si te muerden, solo quieren amarrar a ellos un poquito más de ti. Disculpame si no pueden dejar de besarte, es que la droga que los calmaba, les abandonó, y ahora no tienen con quien dejar de buscarte a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.