sábado, 22 de agosto de 2009

Vislumbro a lo lejos, un futuro borroso, y afirmo que estoy perdida entre celos y codicia, que dejan de un lado el bien el mal, y lo mezclan a su santa tez. He perdido los estribos. Conforme avanzo siento que retrocedo, y nos enzarzamos en un sin fin, que se me hace eterno. Sin mediar palabra, me limito a acojer mi teléfono móvil seguidamente, y buscar en cualquier rincón de la pantalla una frase tuya que alegre mi cara. Intento encontrar aquello que me angoste de tal forma, que me diga a mi misma que he conseguido lo que quería. Y entonces, que mi subconsciente me de permiso para borrar de mis ojos el orgullo, y poder ser feliz a tu lado...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.