domingo, 22 de marzo de 2009

Parecía tan bello poder escribirte... hasta que me di cuenta de que era más significativo entenderme a mi misma, que que otros entendieran lo que sentía. Relatar los hechos o los sentimientos que rondaban mi cabeza, y sentirlos mas míos, o menos transparentes, hacia crecer mi calma. Las frases salían solas, iban deslizándose entre mis pensamientos y mis dedos las expandían por escrito. Todo lo bueno y todo lo malo se parecía, y se me hacia más ameno. Con el tiempo, ya no me importaba que decir, y que sería lo más acertado. Quizás entonces pensaba más, que tenía más escondido, y que pensaba en aquel instante. Empecé a escribir con la única ilusión de describirte sin pausas, el amor que llevaba y aun llevo dentro. Quería besarte con palabras, ya que con mis labios no estaba permitido. Solo necesitaba escribir, para poder mantenerte más vivo y más opaco en mi mente. Y ahora, puede que ya no escriba para tenerte, puede que escriba para tenerlo, para no perderlo, y porque eso me aferra a ti. Ahora todas estas frases, son algo más entre tu y yo, y a cada letra que sale de mi corazón hacia ti, mas tengo para guardar, y me parece que más tenemos en común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.