domingo, 29 de marzo de 2009

Te miro, te besa, suspiro, me hundo, lloro, y te anhelo. Tus manos se entrelazan en la lejanía, junto a las suyas. Y te pierdo. Te siento, pero te desmerezco, te quiero, pero no quiero hacerlo. Ansias vuelven a renacer en mi interior, me desespero y empiezo a correr, para perderme, alejarme de vuestro beso, quizás creyendo, que así dolerá menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.