domingo, 22 de febrero de 2009

Aveces pienso que me he perdido dentro de un mar, difícil de salir. Atormentada por bajones, y malos rollos, y con pocas sonrisas que lucir. La felicidad escasea, y la luz del día crea inquietudes en mi interior. Me apetece salir y llorar de felicidad, me apetece reír y bailar, soñar y disfrutar de un manto de estrellas, cantar al amanecer, y soñar despierta a cada rayo de sol que se acerque a mis ojos. Tengo ganas intensas, de que un pequeño ángel de los que regalan felicidad, se pare frente a mi mirada, y me regale un largo tiempo de amor a su lado. La monotonía de mis días, me agobia. Mi corazón se siente estrecho y solo, amargado y destruido, por aquellos que lo parten en mil trozos cuando me dicen que no me quieren. Que alguien lo despierte de este largo sueño de bella durmiente, y que renazca bañado en besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.