lunes, 23 de febrero de 2009

Poder pasar tardes a tu lado, como estas, se vuelve un lujo del que no siempre puedo gozar. Poder rozar tu piel amistosamente, como si fuera algo común, es más que todo para mi. Es probable que sea muy débil, si a cada simple abrazo que me des, mi amor vuelve a nacer en mi interior. No negaré, que mi torpeza se sienta, cuando se ve tan claro en mis ojos la atracción y sobretodo, el AMOR que siento hacia ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.