martes, 3 de febrero de 2009

Puedo amarte sin tan solo darme cuenta. Puedo pasarme largas horas en vela, viendo como pasa el tiempo y no querer aceptar que estas con ella. La desdoblada vida que llevo, lleva a cavo dos sentimientos muy claros, el de ser feliz, y el de amarte. Sé que es estúpido, y cada día pienso más en lo miserable que me siento, pero no puedo dejar de pensar en ti cuando ago algo. Me veo obligada a encontrar la mejor forma de hacer "ese algo", y que aunque sea un poco, me acerque a ti. No creo en cuentos eternos, más que en el nuestro. Me niego a pensar, que puedas durar un largo periodo de tiempo a su lado, porque si es así yo me deshidrato, yo me iría deshaciendo poco a poco... Me aferro a la idea, de que algo muy fuerte, y ese valor de sentir todo lo que yo siento, me dan un poder sobre ti incalculable, siento que me perteneces, que estamos unidos por algo que nadie podría lograr. Cosas así no se repiten, ni el tiempo, ni las personas, ni los momentos, ni las circunstancias, volverán a recrear ese momento. Y sé que solo por esa razón, no encontraras una relación tan especial (O espero que no la encuentres). Tengo claro que me queda mucho por sufrir, pero si el resultado de mi lucha, es poder recaer en tus brazos, y besar tus labios, te aseguro que vale la pena, no me arrepiento. Las ansias de tenerte, me hacen llorar sentimientos cada vez que observo esa felicidad tan plena que vives a su lado. Y sufro.
No hay nada que pueda calmar este amor, es algo que llevo por dentro, como la sangre, que si me corto, me desangro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.