viernes, 6 de febrero de 2009

No le caigo bien al amor, ni el me cae bien a mi.






Las ilusiones disturbias se van perdiendo, se esfuman cuando más las quieres acojer, cuando más las alcanzas, antes se escapan. No entiendo de amores, ni de decepciones, me acompañan largas situaciones del pasado, de las que he aprendido, pero me aterra pensar que aun me queda por aprender. Y que eso conlleva volver a caer y a hundirme en la más profunda tristeza. Siento que eres lo que busco, lo que buscaba, i lo que siempre buscaré. Pensaba que todo lo que decías era real, quizás quería creerlo así, era una manera de sobrevivir pensando, que alguien me deseaba, y ahora que tenían claro que todo sufrimiento por tu parte iba a acabar, me doy cuenta de lo contrario. Veo que ahora eres tu quien necesita pensar, que eres tu quien duda, y soy yo quien espera y anhela la respuesta. Los papeles cambian contrariamente, todo se vuelve extraño y sin sentido. Nunca puedes asegurar nada, por mucho que lo afirmen, por mucho que demuestren, porque todo se puede esfumar, en un simple segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.