lunes, 9 de febrero de 2009

Un suspiro lleva a perderme en tu memoria. Desvives proyectos vendidos, y hundidos, las palabras se acortan, el pensar se vuelve omiso, y nada de nada, de nada, puede sujetar, lo que siento.

Suena irónico, frente a mi propio sentir, advertirme a mi misma de lo que se o creo saber. Subrayo y remarco en mi mente, lo que sé que quiero, es decir, besar tus labios. Ahora mismo nada más me apetece, si no, poder acariciar tus manos, descubrir tus besos, abrazar tus brazos, sentirte, simplemente eso, sentir tu piel. Quiero rebuscar y sorprenderme, quiero sorprenderme de lo que sé que encontraré en ti. Felicidad plena. Quizás me equivoco, no sería algo extraño, pero no puedo aguardar con tantas ganas que me acechan, de querer estar contigo y,
QUERERTE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.