martes, 17 de febrero de 2009

No quiero profundizar, pero lo cierto es que cuando te pienso, evito tu imagen en mi cabeza, y el recuerdo de tu voz en mis oídos. Tu nombre desaparece en cuanto algo dentro de mi, me dice que no debo desearte. Las ilusiones se han roto por tu propio querer, y solo tengo ganas de cosas simples.

Jugar al juego de ignorarte para que me ames, y abstenerme a darte todo mi cariño, para tenerte, me agota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.