martes, 24 de febrero de 2009

el corazón sin dueño seguirá bagando entre dificultades sedientas, cruzándose con errores y maravillas, durmiéndose en los sueños, y perdiéndose por deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.