miércoles, 18 de febrero de 2009

El color radiante de mi vida, se vuelve oscuro y tétrico. La impotencia y rabia abunda en mis venas, y solo tengo ganas de odiarte, y no verte ni en pintura.

Me has echo daño, mucho daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.