lunes, 9 de febrero de 2009

Es distante y desparejo pensar que algún día tu voz sonara como sonaba antes. Aveces me planteo, si valdría la pena valorar cada imagen que tienes de cada persona, pensando en que en un futuro, próximo o lejano podría cambiar. Otras veces creo que no, que la vida se vive, y quien piensa tanto, de poco le sirve a la larga.
No se, seguramente, nunca podré darme cuenta, por mi misma. No puedo escojer los dos caminos, o pienso por todo, o vivo la vida, y no hay más.

Mirarte resulta extraño ahora, quien nos veía y que nos ve. Verte dirigir una misera palabra a mis oídos, distorsiona mi corazón. Nunca hubiera imaginado, que tus labios fueran tan tentadores para los míos, que mi bolígrafo solo supiera escribir tu nombre, y que aguardar horas y horas esperando que me correspondieras, fuera un echo.

No podría medir cuanto te quiero, porque según mi parecer, el amor no se mide. Igual que las personas somos distintas, los amores también. Cada relación es un mundo, cada atracción diferente, y por esa razón, lo que nosotros solemos decir como "el/la que más he querido",
suele ser, el que más nos a gustado querer, y el que más especial nos a parecido.

Sé que tu eres de esos, de esos diferentes que van a pasar por mi vida, porque tu en si eres distinto.

Todo lo que pueda nombrar aquí, son palabras anónimas, que dudo que jamás llegues a leer pero, tengo que decirlo.

Te quiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.